miércoles, 26 de marzo de 2008

Hécate


Si los ojos que de amor a saber llegan tanto
pueden juzgar de amor,
tú estás enamorada:
lo leo en tu transparente belleza,
en tu lánguido atractivo,
en tu distante mirada…
Pero, oh Hécate, diosa de la noche,
dime entonces
si allá en tu reino de húmedas tristezas
son las bellezas tan altivas como por aquí,
si prefieren ser amadas a amar ellas.

2 comentarios:

Lluvia dijo...

Y Hécate sonrío mientras albergaba una ráfaga de esperanza en su sonrisa dijo: "antes de llegar yo aqui, alli me encontraba. Asi que no dudes, la nobleza reside tanto arriba como abajo. No se extiende por docquier pero existe, abre los ojos del corazón..."
Maravilloso escrito como siempre.
Mil sonrisas.
ANA

Penélope dijo...

Quizás Hécate y la primavera no encajen mucho, pero el sentimiento de recogimiento y de interioridad persisten; y por supuesto, Ana, la esperanza es un estado del alma lleno de nobleza, tanto arriba como abajo tal como dices.
Besos. Julia.