sábado, 22 de marzo de 2008

Semana santa party


La verdad es que todo esto de la semana santa y de las procesiones te dan un pestazo en tó la punta de la nariz que pa qué...

Asco de religiones (así, con minúsculas) para pequeñajos/as, para almas diminutas, para pequeños burgueses de barrigas prominentes y ahorrillos en Gescartera, para los hombrecillos y mujercitas grises de las grandes urbes, ladrillos sobre ladrillos del muro de la vulgaridad, de la nonedad, del silencio culpable y del miedo a todo y a uno/a mismo.

Religiones para seres perpetuamente en sombras, pertrechados de prejuicios, respirando estereotipos desde la cuna hasta el ataúd, besamanos, besapies de dioses inmóviles hechos la inmensa mayoría de las veces por las manos torpes de astutos comerciantes de la lágrima y del arrepentimiento...

Liturgias cansinas, ahora me siento, ahora me levanto, ahora me arrodillo, ahora digo palabras que ya perdieron el sentido hace siglos...

Beatería perfumada con el olor de la pena y de la culpa de los cirios, arrobada por el equívoco volar de las sotanas, mitras y casullas, faldas y más faldas debajo de las cuales se reparten favores que son como parcelas de un cielo prohibido a los distintos, a los desordenados, a los raros (por lo visto Jesús el llamado el cristo no lo era...¡ja!), a las putas, a los maricones, a los feos y a los pobres de toda calaña y condición; a todos ellos y ellas se le vetó tiempo ha la entrada en el Paraíso prometido porque el edicto de su condenación estaba ya escrito desde el primer día en que entraron al templo y la masa católica y/o protestante, me siento, me levanto, me arrodillo, repito esto y lo otro, versículo, capítulo, versículo, capítulo, les echaron el ojo y les colocaron la etiqueta de "diferentes", dueños de esas almas tan ausentes de "carácter" y con esas caras y tipos tan lejanos del hombre-hecho-a-imagen-y-semejanza-de-Dios...¡por Diosssss!

Prefiero mil veces a Niesztche; al menos para aquel condenado alemán, algunos eran superhombres...
O al Jesús aquel de hace más de 2000 años que no se perdía comida ni banquete, perfume ni boderío, que comía de lo que encontraba por los caminos y dormía donde podía sin importarle la compañía, vestido de harapos, diciendo verdades como truenos delante de las narices (a dos palmos, vamos) de todo aquel que le incomodaba, que no teniendo nada lo tenía todo, joer, eso sí que es lección para esta humanidad.

Pero es bueno que ellos mismos se vayan enterrando en sus monomanías, en su nostalgia por el Sacro Imperio Romano, en sus congresos eucarísticos y en sus mesnadas de toda índole, encerradas al pueblo llano y pecador mientras realizan sus orgiásticas ceremonias secretas (¡pobres masones...!) como santos y separados, herederos únicos de la gloria del Señor, amén.

(By courtesy of Shlevs, Sacred Priest of Life)

2 comentarios:

RAÚL dijo...

bendita la cortesía de shlevs, porque escribe como dios
(amén)

Anónimo dijo...

Intento cuando escribo estar cerca de Él. No sé si delante o detrás....Bueno, si no delante, que sonaría a falta de respeto, mejor detrás, ya que de todos es sabido que tanto Su diestra como Su siniestra ya están ocupadas ;-))
Gracias por tu comentario
Shlevs