martes, 11 de marzo de 2008

Voyeur


Dispuesta,
accesible,
plato apetecible
para ojos, manos y boca.
Inocencia en el gesto.
Amor, ¿te gusta esto?
me dice
mientras mis manos locas
depositan la primera apuesta
del placer,
allí donde tocar y ver
son una misma cosa.

(Courtesy of Shlevs, Prince of Eros)

3 comentarios:

Juan Antonio, el.profe dijo...

"Allí donde tocar y ver son una misma cosa"... Tocar es ver con las manos, ¿no?
Me gustó.

Anónimo dijo...

Efectivamente, profe. Tocar es ver con las manos al igual que ver es tocar con el tacto del sentimiento.
El "voyeur" que muchos hombres llevamos dentro, muchas veces se contenta con ver el objeto deseado; unas veces por miedo, otras por pura resignación. No te digo cual es mi caso ;-))
Saludos. Shlevs

Eria.. dijo...

!Que bueno!