domingo, 29 de agosto de 2010

Passing angels


Oculto a los avatares del día,
distrayendo las horas entre los pensamientos verdes
del bosque cercano,
cierro la puerta que jamás abrí
y me sumerjo en las ingles húmedas de mi jardín,
en donde ningún ojo ajeno pueda estudiar
la geografía prohibida que a todos escondo.
Y allí me hago árbol, piedra, río,
golondrina, aire, distancia,
eternidad y recuerdo,
mientras mi yo esencial se deja llevar
por el incesante y sutil paso de los ángeles.

2 comentarios:

Eria.. dijo...

Y yo que soy quien soy, leo en tus versos un poema erótico.

Shlevs, Peregrino de lo Oscuro dijo...

No era mi intención que alguien lo descubriera así, pero me alegro de tener "comentaristas" tan inteligentes.
Kisses.