viernes, 10 de septiembre de 2010

La locura del deseo


Un hombre sueña que ama a una mujer. La mujer huye. El hombre envía en su persecución a los perros de su deseo.
La mujer cruza un puente sobre un río, salta sobre un muro, asciende a una montaña.
Los perros atraviesan el río a nado, salvan el muro y al pie de la montaña se detienen jadeando.
El hombre, cansado y decepcionado, sabe en su sueño que jamás podrá alcanzarla...
Cuando despierta, nota que hay una mujer a su lado en el lecho y el hombre descubre, entre maravillado y frustrado, que la dama a la que perseguía en sus sueños ya era suya. Siempre lo fue....

2 comentarios:

Eria.. dijo...

Voy a pasarle este texto a un amigo al que siempre le digo que una vez escalado el castillo, se olvida de llevarse a la princesa... está muy bien escrito.

Shlevs, Peregrino de lo Oscuro dijo...

Je, je...A ver si le sirve de algo.
;-)