lunes, 21 de septiembre de 2009

Post estío




Se apagan los días del verano y con ellos se marchan mis pasos
sobre las arenas del viento al destierro del frío invierno,
cubriendo todos mis empeños en pura arqueología rústica,
jardines de piedra, plegarias inútiles cobijando bajo el temblor
de mis hogueras la banalidad de mis sueños.
Queda aquí mi alma a las puertas del ocaso editando silencios,
tropezando como es ya habitual en mí entre ayeres y entonces,
pero respirando confiadamente de nuevo -¿por qué no?-
por entre las grietas de tu recuerdo,
mientras busco afanosamente el lenguaje que encontré en tus labios,
palabra húmeda en la noche insomne de la carne,
momentos de unos días en los que me perdí en tu sexo.

2 comentarios:

Eria.. dijo...

¿Sabes? el invierno me huele a Castilla...

Shlevs, Prince of Everything. dijo...

...a mesa camilla, a lluvia tras los cristales, a noches de calidez bajo las mantas de la cama, a buena lectura antes del sueño, a dulce nostalgia de paisajes y momentos del pasado estío, a la espera de la nieve, a Navidad...a muerte y a promesa de resurrección.
Hugs, my friend