sábado, 26 de septiembre de 2009

B.B. cumple los setenta y cinco


Confieso que me ha cogido de sorpresa, porque no creí jamás que uno de mis mitos eróticos fuese tan mayor. Y es que madame Bardot, la BRIGITTE, la francesita de labios carnosos que mi imaginación los hacía cumplidores al tiempo que modélicos, completará el lunes su 75ª vuelta alrededor del sol.

Aquella BB sensual donde las haya y tan apetecible, al igual que The Beatles, o The Rolling Stones, o Bob Dylan y tantos otros maestros del arte y de la imaginación, fue uno de aquellos "objetos pop de culto" que la dictadura franquista nos robó a los jóvenes y no tan jóvenes de aquella maravillosa década de los 60 de la que tuvimos noticias completas tarde, demasiado tarde para alistarse uno en sus filas y defender o saborear los ideales y las imágenes de todos aquellos mis héroes de leyenda juvenil, que en aquellos dos históricos lustros pasearon su existencia por el calendario en sombras de aquella España cuartelaria de misas y rancho pobre.

Aquella francesita prototipo de la Lolita de Nabukov, la de la voz insinuante de la primera versión de "je t'aime, moi non plus", la musa francesa que exportó su imagen y semejanzas a todo el mundo hasta hacer exclamar a De Gaulle que junto con la Renault, era el objeto mejor exportable de la douce France, llegó tarde a mi vida, como tantas cosas para los de mi generación de confesionario y viernes de pasión y penitencia.

Pero como más vale tarde que nunca, el icono sexual de los 60, tarde, muy tarde, ya digo, se me presentó una noche en la pantalla del cine Galindo susurrándome deseos inconfesables mientras su esposísimo, un tal Roger Vadim, me comunicaba por el otro oído el mensaje principal de aquella velada de cine y pipas: Et Dieu crèa la femme.
Fue entonces cuando comprendí el Génesis de mis sueños y ya todo no fue igual, a pesar de que Moisés se empeñó una y mil veces en recitarme el Decálogo judío desde la cumbre de su Sinaí.

Su recorrido posterior por los salones de la política me resbalan por los canalillos del olvido...Que si defendió a los animales pero atacó a los inmigrantes, que si esto y lo de más allá...
BB, la única "gabacha" a la que concedería mesa, techo y cama (bueno, lo de cama es mucho decir) se me quedó hospedada en los circuitos más nobles de mi memoria como lo que fue y representó en la vida de tantos hombres de cualquier longitud y latitud de este planeta; como la compañera a la que alguna vez quisimos tener y poseer, aunque sólo fuese por alardear de hembra o por aprender su lengua, que era tan dulce entonces como la geografia de piel y besos de su cuerpo.
Dios me perdone y nos tenga a los dos en su bendita Gloria cuando haya menester.

4 comentarios:

Eria.. dijo...

Lo cierto es que esa foto atrapa a cualquiera... nací en tiempos donde los mitos ya se recauchutaban
y el porno había pisado al erotismo.Aún así, tengo yo un mito erótico al que daria tambien comida y cama... oh Sofia, con aquellas combinaciones negras... y lo bella que sigue siendo sin ser ya una niña...

Shlevs, Prince of Everything. dijo...

El sexo de la Loren es distinto; es un sexo brutal, mediterráneo, de chupar y comer y beber, de arranque y no pares, un desahogo de vida tras un día de muerte.
El sexo con la BB es más lánguido, de estar componiendo un poema o una sinfonía en la piel con la tinta blanca de la vida.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Pos si qué estamos bien. Antes de ayer hice 58 tacos y ahora la BB 75 como si tal cosa. Si ella y yo contáramos nuestras cenas en el puerto de S. Tropez... a lo mejor ella ni se ha enterado, yo SI.
Aunque mi "prime" era la Kim Novak. Casi nadie al aparato, yo siempre tan dulce y tan suave y tan contradictorio.
¡Porca miseria!
Horrido

Shlevs, Prince of Everything. dijo...

Pos eso mismo digo yo, que no nos enteramos de lo que ya vamos siendo hasta que el otro- en este caso la otra- nos marca la distancia en el calendario. Y sí, la Novack tampoco estaba mal del tó. Me acuerdo de su presencia inquietante en "Bésame tonto".
Saludos lluviosos.