domingo, 29 de junio de 2008

A vueltas con tu recuerdo


Hubo tiempos
en los que los besos eran eternos,
las noches de insomnio deseadas
y los pechos, suaves y agradecidos.
Los atardeceres del otoño
sembraban oros vacilantes en tu cabello,
y el sol en sus puestas nos guiñaba su ojo
dejándose apagar por la luna.

Esos ayeres, no tan lejanos,
me avisan hoy, aquí,
de pie sobre el silencio esquivo de tu mirada,
mientras engaño a la soledad
con cuentos de terror heridos
dañados por el desamor cotidiano de tus ausencias
y algunas buenas risas,
para digerir mejor los besos que hoy no doy.
Esos que se indigestan cerca de los labios
camino de un corazón,
el tuyo, mi dueña,
peregrino de mis intimidades,
el mío, señora,
aquí y ahora,
sin más quehacer que levantarle al ayer
las faldas de la memoria.

(By courtesy of Shlevs, Prince of yours)

6 comentarios:

David c Fild dijo...

muy bueno, me gusto mucho.
saludos
David Fild
poeta

Anónimo dijo...

Peter, un gramo de nostalgia equivale a unos cuantos de sentimiento humano, de razón humana, de Memoria que a la postre es lo que nos diferencia de los animales.
SOMOS EL TIEMPO
(http://aalmela.blogspot.com)

7 dijo...

...destilamos sentimientos...
la vida es un camino
en el que confluyen muchos arroyos..
el tiempo
solo nos permite
(sin la trampa
de la mágica memoria)
una dirección,
a veces
en esa fuente
de refejos
una luz
aparentemente...
se pierde

Un saludo,mu bonito el blog

Penélope & P.L. Almela-Valchs dijo...

¿Somos tiempo, memoria? Siempre a vueltas con la preguntita, verdad?
Son cuestiones que se complementan, pero que jamás llegarán a completarnos, valga la paradoja.
Un saludo cordial a todos.

Lluvia dijo...

Maravilloso final, una metafora sublime.
Un abrazo con sonrisa.
ANA

Penélope & P.L. Almela-Valchs dijo...

Muchas gracias, Ana, por tu comentario.
Pedro L.