sábado, 22 de octubre de 2011

El pantanico ciezano


Mañanicas frescas de sol, con el aire ya añejo y algo caduco el azul de las alturas que aún se resiste a abandonarnos. El otoño poco a poco abre sus puertas a la decadencia del invierno, a la cuesta debajo de los parcos días y las luengas noches que acabarán, como todos los años, en el portalico de la Navidad.


¡Pero qué hermosura de aguas de nuestro pantano! Y es que la vida, toda vida, empieza con el bautismo de agua a orillas de cualquier río, mar, lago o lagunilla que se precie…Y con la muerte se nos va la vida, el verde y sus humedades, y se nos llega la aridez de la nada con su secarral de polvo, ceniza y silencio; pero como todo polvo enamorado, que dijo el poeta, la primavera espera oculta tras el ocre estéril y el frío de las jornadas en sepia que se nos vienen. Resucitaremos otra vez…

EDITO esta entrada para aclarar que cuando me refiero al "pantano ciezano", soy consciente de que dicho embalse no está en el término de Cieza, sino en el de Calasparra; lo de "ciezano" es más un calificativo nacido del sentimiento que de la geografía política de la zona.

3 comentarios:

angel almela dijo...

¡Cómo la estás gozando!....Que sigas.

angel almela dijo...

¡Cómo la estás gozando!....Que sigas.

Pedroluis Almela Valchs dijo...

Pues sí, hago lo que puedo, hermanico. Prepárate tú, que ya te queda menos.
Aparte de contar "mis cosas", he descubierto a un gran poeta: Francisco Brines.
Un abrazo