miércoles, 7 de enero de 2009

Hope


Esta noche a solas con mi carne
imaginándome latiendo en tu abrazo,
Dios es voz en el viento,
y en el silencio atesorado de su aliento
yacen ahítas de deseos
todas mis noches de esperanza y de frío.
Y Dios habla en ti,
mi página soñada,
aquella que cada vez que abro
viene la lluvia de la memoria
con la apariencia apresurada de sus horas,
con sus pájaros de olvido,
y recién acabada se la llevan.
Quiera ese Dios
que me hizo crepúsculo en la mañana,
que siempre mi mano esté presta
a reescribir una vez más tu historia,
para cuando de nuevo vuelvas.

2 comentarios:

Eria.. dijo...

¡¡¡¡Que cosa mas bonita esa fe en la esperanza niño!!!
Besitos varios.

Shlevs, Prince of Everything. dijo...

Esperanza ya de por sí es nombre de mujer....Gracias, "única espectadora de mis masturbaciones poético-mentales" :-))