lunes, 4 de febrero de 2008

Invierno



Día helado y soñoliento.
Lentamente cae el cielo.
Las montañas se ocultan
tras el horizonte blanco.
El aire pesa…
Está nevando.
Por entre un tímido
agujero azul
la tierra respira.
Un sol lejano y frío,
como un relámpago disecado,
se asoma buceando
sobre un universo inmaculado.

Noche de luna.
El sol se fue rumiando silencios
aterido de frío,
y un millar de panderos relucientes
escoltan con su suave fulgor
a los senderos.
La respiración apagada
de la oscuridad recién llegada,
refulge débilmente.
Minerales luciérnagas
derraman su helada luz desde lo alto,
y al aire quieto
le nacen barbas de hielo
en los bordes de la fuente.

(By courtesy of Shlevs)

1 comentario:

Glósóli dijo...

Hola! Te devuelvo la visita... bonito blog, está claro que te gusta la poesía!!

Saludos!