jueves, 19 de mayo de 2011

Dignidad democrática


La derecha en su miedo arremete con insultos y descalificaciones, mientras la "izquierda" que detenta actualmente el Poder en nuestro país somete al respeto amedrentado y al silencio el veredicto sobre la "Spanish revolution" de los indignados, de los cabreados, de los avasallados por "los de siempre", y en suma de los que todavía no se resignan a ver el cadáver de su futuro pasar por delante de sus narices.

Todos los apesebrados o los que aspiran al pesebre de la política temen al movimiento llamado "15-M" por su semejanza en los orígenes con los sucesos que pocos meses atrás acontecieron en Túnez y Egipto; pero a diferencia de allá, por estos lares no se aspira a inaugurar un sistema democrático real y representativo, pero tampoco a parchear el Sistema desde dentro de sus instituciones, podridas y sometidas a la gran banca; aspiramos a reedificarlo de nuevo acosando con palabras y hechos y con la firmeza del que se sabe harto de razón, los pilares básicos de la Democracia carcomidos en estos lúgubres tiempos por la corrupción de ideas, procedimientos y medios.

Es un "ya basta" que es posible y hasta probable que no desemboque en nada concreto que ocupe las primeras planas de los media, pero la semilla de la increencia y del desengaño ya está echada, y a mi parecer sembrada en tierra muy fértil, la del joven manipulado,la del trabajador engañado, la del hombre y la mujer que ya no se conforma con mentiras edulcoloradas ni medias verdades. Hay que levantar muros de contención a la infame tropa de los usureros, de los acomodados al Sistema que sueñan con ninfas rosas en los estanques líricos de la nadería; hay que desenmascarar a los siervos del Poder político o/y financiero-la voz de su Amo- que proclaman sin destellos de vergüenza, las mentiras y tretas que les dictan desde las poltronas a las que ellos mismos aspiran en su adoración estúpida.

"Si no nos dejáis soñar, no os dejaremos dormir". Me parece una frase feliz y bien hallada, más allá del poder mediático de sus palabras o de su sentido práctico. Suena hasta políticamente correcta, pero en sus fondos de ira y hartazgo yacen rasgos de verdad y de cólera apenas contenida de todos aquellos que en los comienzos de la joven democracia hispánica, no quisimos ver este triste y decepcionante espectáculo que en estos días nos ocupa el sentimiento cuando miramos a nuestros dirigentes, y de todos los jóvenes que ebrios de promesas incumplidas y de pactos rotos no desean vivir el resto de sus días mendigando aquello que se les prometió con toda la dignidad que se merecía: un trabajo y una vivienda digna en un entorno de libertad, respeto y honradez.
El pueblo -otra vez suena bien esta palabra- desea dirigentes que se dediquen a aquello por lo cual les elegimos, con honradez, espíritu de servicio y transparencia, con inteligencia e imaginación; todo lo que no sea eso sobra en nuestros ayuntamientos, comunidades y demás asambleas del estamento político. Por todo ello, no está nada mal que en estos días de campaña electoral se les recuerde y se les haga saber que creemos en la democracia pura y llana, sin dobleces ni adjetivos, y que necesitamos que nada ni nadie nos baje ni un solo escalón de los podios que con tanto sudor, a veces sangre y con mucho sudor y dolor, España en particular y Europa en general ganamos en dura lucha contra las dictaduras de todo tipo y condición.

(La foto que acompaña al texto pertenece a Lawrence Paiken)

5 comentarios:

angel almela dijo...

A mi me interesa mucho este Movimiento 15M porque dice mucho de la gente -ese "pueblo" tan manido- y sobre todo del cansancio ciudadano en ver espectáculos poco edificantes como ese de ponder imputados en las Listas, o el de la indignación por tener que sufrir la culpabilidad de algo que no tenemos culpa (la Crisis).
Como dice M.A. Santos Guerra:
Después de votar no se acaba la democracia. Ni para los votados, que tienen que empezar a trabajar por la ciudadanía y a cumplir las promesas formuladas. Ni para los votantes que tienen que seguir participando, opinando, colaborando y exigiendo. Los deberes democráticos se inician con el voto, no concluyen con él. Las urnas son la cuna y no el ataúd de la democracia.

Pedroluis Almela Valchs dijo...

Tú lo has dicho, hermanico.

Anónimo dijo...

Un poco sobre esto acabo de publicar en Plaza Mayor. Me ha motivado el leerte.
Veremos en queda todo esto y no nos quiebre las ilusiones.
Best whises.

Pedroluis Almela Valchs dijo...

Pues sí, porque de ilusiones democráticas andamos bastante parcos...
Ánimo!

J.A. Almela dijo...

Si no os habéis animado a acudir a acampada Murcia, saber que podéis daros una vuelta por la asamblea que se está formalizando en Cieza. http://www.facebook.com/#!/event.php?eid=122952851121333

"Es mejor perder algunos combates en la lucha por nuestros sueños que ser derrotado sin siquiera saber por que se esta luchando"