sábado, 3 de abril de 2010

Crazy Love


A veces, en las aldeas del sueño,
allá donde la razón duerme,
la locura de amor acontece y toda sombra arde;
luego, cuando regresa el día,
la sangre ya no es luz
y el corazón apenas es una sospecha elocuente
de que la memoria es un poso de ceniza,
tan ajena a la intermitencia de la vida,
tan apegada a la certeza de la muerte.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

"La sospecha de que la memoria es ajena a la intermitencia de la vida"
Que cosas dices, me hacen pensar
,me gustan.
Horrido

Shlevs, Peregrino de lo Oscuro dijo...

Has dado con el verso que encierra más esperanza.....Domingo de Resurrección ;-)