martes, 23 de febrero de 2010

Judas


No hubo quien escuchara sus razones
y su aliento se confundió con la niebla de aquella noche.
No hubo quien le llorara
y su grito postrero conformó el silencio de aquella noche.
No hubo quien lo echara a faltar
y la duda creció junto al trigo negro en aquella noche.
No hubo quien cortara el dogal que ornaba su dulce cuello
y su lengua lamió las lágrimas encendidas de aquella noche.
No hubo quien pronunciara una oración
y las piedras lo acogieron con su sordo entrechocar aquella noche.
No hubo quien cantara su canción
y el viento arrulló el sueño de diamantes de aquella noche.
No hubo quien le iniciara en el amor
y sus brazos yertos abrazaron el vacío de aquella noche.
No hubo túnica desechada por sortear
y el cuchillo de la luna rasgó con su lámina de luz
el manto de la noche.
No hubo quien arara su campo de ilusiones
y su mano inmóvil cosechó el rocío cuajado de la noche.

La Duda abandonó el duelo ocupando su lugar el sueño.
La Verdad no acudió a la cita;
sólo se escuchaba el viento.
Ni un amigo que lo recordara,
ni un sendero que lo guiara,
ni letrero que lo identificara.
La vida traspasó el quicio
y la noche preñó a la nada.
El día despertó la sombra del árbol
con su lazo y su muerto.
Dios llamaba a juicio.

7 comentarios:

angel almela dijo...

...y cuando Dios llama a juicio,...no hay Dios que se resista.
Bueno.

shlevs dijo...

XDDDD....Sí, eso dicen...
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Muy bonito PL. La soledad-desesperanza es la 1º causa de suicidios. Ya ves.
No creo en un Dios "juzgador" sino en uno salvador. Un abrazo. Luis

Shlevs, Prince of Everything. dijo...

Pues sí, Luis, sin embargo la idea principal que las iglesias cristianas han esparcido durante siglos por todo el ancho mundo sobre Dios, es la de juez y fiscal.
Abrazos

Anónimo dijo...

"Pos si qués verdad"
Así estamos...

koritsma dijo...

Yo hoy me siento un Judas. Habiendo amado tanto a Jesus, fuè el que lo traicionò. El fìn no justifica los medios. La amistad muchas veces es mal defendida. Si dijera las razones tal vez no seria un Judas, pero prefiero callar para no lastimar a aquellos que no quieren ver la verdad. No sè quièn es Judas al final de cuentas, si el que por defender a su amiga destapò una olla de hervir y salen quemados con el vapor, o aquel que pone las cosas a modo que uno destape la olla.
Me sentì tan identificada en el dolor Pedro, muchas gracias por compartirlo.

Shlevs, Prince of Everything. dijo...

Amiga Kori, Judas sigue siendo un misterio. Fue por él por lo que Jesús alcanzó sus fines, tan misteriosos como los de su delator.
A veces uno llega a palpar la oscuridad cual si fuera la piel de este mundo y sólo nos queda cubrirla de belleza...Si podemos o/y sabemos hacerlo.
Un abrazo