miércoles, 4 de noviembre de 2009

Hasta luego, amigo


Esto que más abajo subscribo y firmo fue el intento vano de que un buen amigo, forero de METEORED (posiblemente el mejor foro de meteo de Europa), se desdijera de su adiós a dicha web y no se alejara del calor amigable de las charlas que tanto nos entretuvieron durante tanto tiempo.

No le convencí; sin embargo, puesto que el verano se alarga (¡Coño que si se alarga...!) he pensado hacer un "cut and paste" de las palabricas con las que probé a desanudar su promesa de marcharse, palabricas que por su enjundia y colorido he creído merecedoras de ser expuestas en este escaparate público del blog.

Todo ello, a la espera de que las musas otoñales se decidan de una puñetera vez a hacer acto de presencia por nuestra tierra. Porque de muchos es sabido -si es que han tenido la molestia de acercarse a mi persona y conocerme aunque sea minimamente-, el otoño, la antesala del "Sancta Sanctorum" de mi diosa particular, Hécate, "me pone" y ayuda a que el poemario que se cuece noche y día dentro de mi imaginación deje de ser latido anónimo del corazón y se haga "aria cantata" en los oídos del alma de todo aquel que me lea; con ello me conformo y aún con menos, que uno no es muy acaparador de aplausos y piropos, aunque reconozco que muchas veces me los merezco si hago comparativas con otros juglares de mi estirpe y tiempo.
Y dicho esto, vayamos al grano, que dijo aquel...


No sé si leerás estas líneas, porque igual que cuando uno piensa en la muerte tiene la secreta e inconfesable creencia de que podrá ver a través de algún agujero al mundo huérfano de uno mismo, así también pienso que quizá estés satisfaciendo alguna querencia del ego y leyendo cómo se ha quedado el Foro sin ti.
Seguro que tendrás tus razones, como yo las tuve cuando hice el intento de abandonar esta república de cielos clariones o ennubarrados; tú sabrás, pero de lo que no hay duda alguna es que con tu ausencia las personas que acostumbramos a razonar más allá de las líneas establecidas por la razón y la lógica perdemos un valioso personaje.

Llevo en Meteored muchos años y he visto abandonar este ágora a gentes muy valiosas; gentes cuya razón primordial quizá no fuere la meteo sino la necesidad imperiosa de hablar (o decirse a uno mismo; muchas veces es lo mismo) de esos contrapesos que a "los machos listos" que decía mi amigo Plinio, el de Tomelloso, nos lastran y nos impiden llevar una vida satisfactoria y plana como la de los idiotas; o si prefieres, como la de los pequeños hombrecillos grises y burgueses que no dudarán en matarnos por sus ideales de sofá, polvo semanal y telekaka.

No te estoy pidiendo que vuelvas, pero la sugerencia es tan ovbia...No obstante, si has elegido el silencio por el hastío de no repetirte o simplemente por no cansar al personal, que sepas que uno siempre vuelve como Sísifo a subir dolorosamente la piedra de la existencia una y otra vez; es el sino de los que sabemos algo de toda esta mentira tan hermosa que es la Vida.

Sólo te deseo que cuando estés en plena faena luchando por buscarle a tus emociones lugares más adecuados y luminosos, pienses que la necesidad de hablar del mundo propio es eterna y que por aquí la gente habla de eso cada vez menos y con una inquietante torpeza.
El foro, el mundo, la vida en sí misma, se empobrece si los mejores os marcháis; cosa curiosa, los mejores ciudadanos de esta república tan particular no suelen hablar mucho de meteo... Los nubarrones y los cielos azules pintan mas por dentro, y es posible que hasta los truenos suenen mejor en la carcasa del alma.

Así que, Oh tú, Ulises, que los hados te acompañen en tu travesía por estos mares procelosos en donde muchas veces navegamos como Tristán, sin velas, remos o gobernalle, acompañados por la solitaria música de la lira y con la mirada siempre fija en Isolda, digno ideal de todo caballero que se precie, en medio de la única y más emocionante aventura que cualquier ser humano pueda paladear: la Vida.
Un abrazo

9 comentarios:

Eva Alaia dijo...

Me ha gustado mucho este "hasta luego".
Yo también echo de menos sus intervenciones, a veces me hacía leer mucho pero jamás era tiempo perdido,al contrario.
Me encantaría que volviese...el Blanc.
Un abrazo Milord y otro para tí.
Alaia

Shlevs, Prince of Everything. dijo...

Gracias, mañica. A esas gentes de tan exquisita palabra siempre se les echa de menos...Quizá porque son escasas.
Salud, amor y suerte, allá donde estés.

Anónimo dijo...

Tened fe pues, como no es rio, siempre se podrá volver atrás.
¡Ay PL...! Lo que me has tocado. El preludio de Tristán e Isolda, el más bello canto de amor jamás escrito.
Bueno para oir hoy.
Horrido

Shlevs, Prince of Everything. dijo...

Luis, los románticos -esa especie tan necesaria hoy en día- tenemos muchos y variados mitos, y esa pareja de amantes es muy significativa para el alma peregrina en el mar de la vida.
Saludos

Anónimo dijo...

Si señor. La deseo pero no la quiero. :-)

Shlevs, Prince of Everything. dijo...

¿Mande?
;-)

Anónimo dijo...

Si, sorry. ¿Recuerdas la distinción que hacías entre desear y querer? A ella me ciño. Deseo esas parejas románticas, esas luchas entre lealtades y amores. Pero no las quiero pasar, prefiero tenerlas ahí.
Fijate: es bonito -"pal" que le guste- ver hacer acrobacias a un avión. Pero el piloto no las vé, las trabaja. Disfruta más, estéticamente, viéndolas.
Ok?
Pd. No olvides que soy de ciencias, me expreso regulín. :-)

Shlevs, Prince of Everything. dijo...

OK.
Imaginar algo en todos sus detalles de tal manera que el alma entienda que hay sinceridad y belleza en el intento, es en cierto modo como si se hubiera experimentado "de verdad".
Recuerda que el cuerpo "no sabe" lo que pasa en la realidad (ahí afuera, que dicen)de tal forma que si imaginamos con todos los detalles una vivencia, el cuerpo segrega todas las hormonas como si "realmente la estuviera viviendo".

....Sorry, yo también soy de ciencias ;-))

Horrido dijo...

jejjeeje. yo MUY de ciencias. No mumilles .-)
Me ha gustado tu consideracion.