miércoles, 10 de junio de 2009

Escucha...


Es inútil establecer la lucha entre Yo y mi ego, entre yo y mis apegos, por la sencilla razón que el ego estará siempre detrás de toda lucha, de todo conflicto, tratando de "ponerse la medalla".
Ya de por sí hacer dos bandos dentro de uno mismo es locura, es dividir, zanjar, separar, crear entes en guerra allí donde sólo somos UNO.
Nos confundimos con lo que somos cada vez que oímos, escuchamos y dialogamos con esa vocecita que más o menos está situada entre las cejas y detrás de los ojos....Pero allí dentro no hay tal cosa.
Aprendamos a negarnos aunque socialmente sea necesario nombrarse como Pedro o María o Alberto o...Porque sólo el que se niega a sí mismo/a podrá merecer seguir al Maestro.

No luchemos pues contra nada que crezca dentro de nosotros, no intentemos derrotar a nuestras emociones, apegos o sentimientos porque con su derrota vendrá la nuestra.
Escuchemos en silencio....¿Pero sabemos realmente lo que es escuchar?

Escuchar es no juzgar aunque nos conmovamos por la emoción, escuchar es no dialogar con "esa vocecita delicada" que surge desde el centro de nuestra cabeza, escuchar es contemplar en el más absoluto silencio dentro de cada uno el desarrollo de la vida, contemplarnos cómo lloramos, cómo reimos, cómo trabajamos, cómo nos movemos por y entre la gente. Escuchar es también involucrarnos con la Vida, mojarnos en ella, saciarnos de ella y perdonarnos absolutamente todo lo que nuestra experiencia nos traiga en el día a día....Y al final de cada jornada, borrar archivos, entregarse al vacío de la muerte en cada noche y confiar en la resurrección que trae el nuevo día mientras nos sumergimos en el silencio mental, relajamos el cuerpo músculo a músculo y nos dormimos.
Hay que reprogramarse la vida, hay que simplificar la vida, saber qué es imprescindible y qué no, luchar por conseguir un hogar protector, un cuerpo sano, un planeta limpio, un trabajo digno, un salario justo, personas a las que amar y a las que servir, sin vanas discusiones, sin intentos de convencer, huir de las vanidades, alegrar al afligido por la desesperanza y la enfermedad, consolar, curar, vendar la herida ajena, cantar, reír y danzar en todo momento y ocasión alabando aquello que se encarnó en ti y en mí para regocijo de todas las galaxias del Universo.

Porque no danza o canta o baila Pedro, Juan o Susana o quien sea, sino que somos el canto, somos la danza, somos la risa, somos el llanto, el grito, la esperanza, la tristeza y la alegría....Somos la Vida, somos el Uno encarnado, viviendo en ti y en mí, somos el escenario en donde Dios canta y ríe y baila y llora...

No somos NADA MÁS, créeme, tu nombre, tu historia, tu currículo es un astuto juego de la memoria que se dispara en cuanto alguien te pregunta: ¿quién eres tú?

8 comentarios:

Eria.. dijo...

Me gustan especialmente las tres últimas frases... y a mis otros yo... también jajaj.
Besitos varios.

Horrido dijo...

¡Vaya por Dios!. Qué buenos momentos me has hecho pasar esta mañana mientras te leía y mientras lo "scaneaba".Muchas gracias. Awesome
Me da gusto verte así.PL.

Shlevs, Prince of Everything. dijo...

Eria, xikiya, a veces tengo por costumbre confesarme a mí mismo aquello en lo que me gustaría creer.
Lots of hugs

Shlevs, Prince of Everything. dijo...

Luis, un honor que me "scanees". Pero de momento esos pensamientos están a medio camino entre la razón y el corazón...A ver si siguen bajando. :-)

horrido dijo...

Pl.Lo importante es el camino no el llegar. Caminar no es pasear, el fin del paseo es el mismo paseo. El de caminar es observar, aprender, rectificar, imaginar...Estás vivo.
¡Joé! ¿Y yo que sé?. Déjalo anda.
;0)

Shlevs, Prince of Everything. dijo...

Je, je...Luis, ya veo que caminas aprendiendo. Yo esta tarde hasta he aprendido caminando por las sierras ciezanas, y no veas el sudor que he destilado....No de aprender, sino de caminar con este agobio de pre-verano que nos está cayendo encima.
Un saludo

angel almela dijo...

¡Total ná! (como dicen por aquí)...SOMOS TODO ESO, sí Peter, y también SOMOS EL TIEMPO, claro.
Es un texto muy relajante, en la línea del movimiento SLOW, que tanto me gusta ahora.
Gracias hermanico.
SOMOS EL TIEMPO
Somos el tiempo

Shlevs, Prince of Everything. dijo...

Pues sí, hermanico, somos tiempo y somos olvido, pero uno no pierde las esperanzas...