jueves, 9 de abril de 2009

Jueves Santo


En esta noche de santos ritos,
Dios de lo inefable,
viéndote clavado allá en tu cruz de carne
sustancia de todos mis pecados,
me confieso culpable de amor
porque huí de tus caricias,
temeroso de que en una de tus sonrisas
el ánimo a quererte me venciera
y en la tentación cayera
de abandonar hábitos consumados,
sólidamente fundados
en manías,
rutinas,
bostezos de noche
y grises horarios de día.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

"No tengais miedo"

Horrido

Shlevs, Prince of Everything. dijo...

Será, amigo Luis, que no he conocido hombre -ni mujer- cuerdo que se dedique a vivir, sin darle tregua al dolor.
Un abrazo

Anónimo dijo...

La foto me ha encantado. Esa cara contra, ¿o con?, esas flores...

Horrido

Shlevs, Prince of Everything. dijo...

Las flores en su inconsciencia desparraman su fragancia allá donde quiera que crezcan. Supongo que a pesar del dolor, los humanos hacemos también eso...Aunque sea inconscientemente. Decía William Blake que bajo cada padecimiento y pena, corren muchas alegrías entre hilos de seda.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Joé, tu comentario me ha encantado; hasta las he olido,antes no.
Aquí va esto PL:
En todo aquello que vale la pena de tener, incluso en el placer, hay un punto de dolor o de tedio que ha de ser sobrevivido para que el placer pueda revivir y resistir.
Chesterton

Horrido

pepin dijo...

Que envidia, que nivelazo.

Shlevs, Prince of Everything. dijo...

Enga, Pepín, no me sonrojes....
Saludos

Eria.. dijo...

Pues el poema es una delicia, nada extraño en ti Hécate... y además la frase de Blake es magnífica, de esas que me voy apuntando. Besitos varios.

Horrido dijo...

Considero un acierto el cambio de foto. Has mejorado bastante con esos hilos de plata que dan un toque de distinción a tus cabellos :-)
De verdad PL. me gusta más.

Shlevs, Prince of Everything. dijo...

Gracias por tu comentario, chikiya...I was already missing you...

Shlevs, Prince of Everything. dijo...

Luis, le huyo a las cámaras de fotos como el zorro al cazador, y más cuando suena en el bosque: ¡¡¡¡Horridoooooo!!!
Un abrazo