viernes, 27 de febrero de 2009

Aceptación


Las ilusiones se apagan
como un día de verano,
sudorosas,
sin aliento,
rindiendo cuentas al pasado.
Luego no queda nada
sino un vago perfume,
una callada queja,
algo de hiel en los labios,
un surco más en la frente
y un cielo agobiado de estrellas.

9 comentarios:

Eria.. dijo...

Si hasta las estrellas agobian el cielo... es un asumir muy triste. Besitos varios.

Shlevs, Prince of Everything. dijo...

Rara vez un poema es retrato de toda una vida, sino más bien escena de un día o de una época corta de la existencia.
Cuando escribí estos versicos, hasta el cielo ocultaba su brillo ante la dimensión de la angustia que sentía.
Podría entonces haber hecho míos esos versos de aquel poeta, que en un momento de su vida dijo algo tan desesperanzado como: Yo nací un día en que Dios andaba enfermo...
Un abrazo

pepin dijo...

Como eres catedratico sabes muchas poesias.

Shlevs, Prince of Everything. dijo...

Je, je...Lo de catedrático es la primera vez que me lo dicen.
Gracias por tu atención

Horrido dijo...

...Y las ilusiones, ilusiones son

Horrido dijo...

Por cierto. Creo que este es un blog muy apropiado para dedicarle,con tu permiso Hécate, una palabras a mi admirado Maestro de Gramática - cómo a él le gustaba que le titularan- José Perona. Recién enterrado. No gozaré más de su arte y de sus claras y acertadas ideas.
Dios lo tenga con él.

"Se nos ha quedado la palabra cortada" Estanislao Ramón.

Shlevs dijo...

Luis,no conocí personalmente al maestro Perona; pero si de algo sirve, quede aquí en este humilde rincón del web nuestro homenaje
a persona tan amante de la palabra.

Lluvia dijo...

Soy de tú misma opinión, un poema no es el reflejo global de toda una trayectoria vital, sino el suspiro del momento que necesita ser plasmado. Y como siempre, lo haces divinamente. ¡Enhorabuena!
Mil sonrisas desde Valencia.

Shlevs, Prince of Everything. dijo...

Gracias por tu amable comentario.
Un abrazo.