jueves, 25 de diciembre de 2008

Cuando te abrazo


Con mis manos me agarré a la esperanza de tu piel,
y ya dentro de ti busqué los juguetes rotos de aquel niño
al que le regalaron la angustia como cielo
y la culpa en todas las sobremesas.
Pusimos orden en el ritmo asincopado de nuestras vidas
y le arrancamos al tiempo su reloj.
Y vimos la luz húmeda de la tarde deslizarse
hacia la oscuridad deliciosa
del que se sabe ausente y sin biografía,
verso no escrito latiendo a la vera abrasada de tu cielo,
espejo dormido en donde te ensueño.

8 comentarios:

Horrido dijo...

Desde luego eres un poeta con alma de poeta.
Da gusto

Shlevs, Prince of Everything. dijo...

Uno hace lo que puede; me alegro que te gustara. Happy New Year.

Eria.. dijo...

Hécate... me voy a enfadar contigo porque editas poco aquí... pero no puedo hacerlo porque cuando escribes... lo que te sale es muy bueno. Ademas casi casi hablas de mi en tus primeros versos.
Besitos varios.

Shlevs, Prince of Everything. dijo...

Amiga, si te enfadas conmigo por ese motivo no serás la primera persona que lo haga....Te cuento un secreto: soy lazy, very lazy....Lo siento...

Octavio dijo...

Un saludo entusiasta de uno que se sabe "ausente y sin biografía". Feliz 2009, amigo.

Shlevs, Prince of Everything. dijo...

Amigo Octavio, un saludo cordial también para ti y que el 2009 te traiga aunque sea un buen trozo de tus más preciados sueños.

Horrido dijo...

Querido "Lazy" :-)
La cantidad es mala acompañante de la calidad.

Shlevs, Prince of Everything. dijo...

Sabias palabras, Luis, para disculparme ;-)